Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

“Fashion Freak Show” de Jean Paul Gaultier

Jean Paul Gaultier lanza un musical autobiográfico: Fashion Freak Show

Jean Paul Gaultier, tras años ausentado de la Semana de la Moda de París, regresa por todo lo alto a la capital con una desenfrenada producción teatral en el legendario Folies Bergère.

El modisto cuenta su vida en un espectáculo en el cabaret parisino Folies Bergère

El enfant terrible de la moda va a revolucionar los espectáculos de music hall con un show insólito. Descubrió la revista del Folies Bergère en la televisión cuando tenía 9 años y desde entonces supo que un día montaría su propia revista. Ahora ha cumplido su sueño y a través de la revista nos cuenta su vida: su infancia, su entrada en Pierre Cardin como aprendiz, sus grandes desfiles, sus noches locas en Londres, sus amigos, los artistas que le inspiraron…

“Este espectáculo es la historia de mi vida, las cosas que he vivido, visto y reivindicado. Y también ¡cosas que nunca he contado!”  J. P. Gaultier

El espectáculo Fashion Freak Show, supone una retrospectiva de las décadas pasadas del diseñador: memorias personales, recuerdos pop, amores y amistades, todo ello articulado a través replantear los elementos emblemáticos de su trabajo. También aparecen epifanías y traumas de infancia. Su osito de peluche –la primera musa de Gaultier– hará su aparición (con un atuendo aún por revelar): cuando era niño una vez operó a su peluche para añadirle los pechos cónicos que después se harían icónicos gracias a los corsés de Madonna. Su maestro de escuela también aparece representado a modo de bocetos de vestimentas que le arrebató para colgarlos a la espalda de Gaultier con tal de darle una lección (algo que obtuvo el efecto opuesto en sus compañeros).

Su juventud alocada en los 70 en Le Palace y su descubrimiento del punk chic de Londres, pero también Francis Menuge, su entonces novio y socio profesional, quien fue clave a la hora de procurarle la confianza y pensamiento estratégico necesarios para lanzar su propia firma (murió en los 90 a causa del VIH). Todo ello cuenta elrelato de una época tanto como lo hace su propia historia personal.

Y la narrativa corre a cargo de las propias prendas de ropa. “La ropa tiene tanto poder para despertar los recuerdos como las preguntas; es algo central en este proyecto”. Modificadas para adaptarlas al escenario y hacerlas tan cómodas como ultrateatrales, sus marcas de la casa (como “les boudins” o rollos de tejido que utiliza para acentuar las caderas, hombros y otras partes del cuerpo, la ropa de marinero y los toques BDSM, y por supuesto la ropa para hombres típicamente femenina) estarán todas presentes y más acentuadas que nunca.

 

“Siempre me ha gustado la idea de que, como en las personas, siempre pueda darse una segunda vida o lectura a las cosas, una belleza repentina”, dice respecto a su uso de latas convertidas en brazaletes, todo en pos de una visión muy pop art. “Como un niño que aún no ha sido condicionado por los juicios sociales y no ve la diferencia entre las cosas”.

Gaultier ha estado trabajando mano a mano entre bastidores con la directora Tonie Marshall y el compositor ganador de un Grammy Nile Rodgers para producir verdadero entretenimiento y satisfacción.