Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Casa Loewe Lisboa

Casa Loewe Lisboa

Loewe abre su primera casa en Portugal

Loewe acaba de aterrizar en el número 207 de la Avenida da Liberdade, la avenida más lujosa de la capital portuguesa, en un espacio de 400 metros cuadrados (m2), donde abundan líneas completas de prêt-à-porter, marroquinería, joyería y complementos femeninos y masculinos.

El exterior, con su fachada original y ventanas de piedra, ha sido completamente restaurado y cuenta con una terraza de 75 m2. Dirigido por el director creativo Jonathan Anderson, el concepto de «diseño» de la tienda de Lisboa incorpora elementos de Loewe, al tiempo que rinde homenaje a la ciudad portuguesa. Materiales como el latón y el hormigón crean un fuerte contraste con los pilares centrales, revestidos con baldosas cerámicas de Viúva Lamego, una pequeña empresa portuguesa fundada en 1849.

En todo el interior de la tienda hay muebles contemporáneos, que incluyen alfombras de fibra de abacá hechas a mano, los icónicos sillones Utrecht y sillas Steltman de Gerrit Thomas Rietveld y la mesa Floating Stone de Axel Vervoordt. Los característicos podios de vidrio de Loewe llenos de objetos cotidianos también se incorporan en todo el espacio.

Como el arte siempre ha sido un tema central para la marca, Casa Loewe exhibe una selección de obras de artistas internacionales, entre ellas Forest (2019), una escultura en acrílico sobre papel maché de la artista brasileña Erika Verzutti, cuya práctica a menudo combina objetos cotidianos, como frutas y verduras, con formas ceremoniales.

También se exhiben dos obras de los finalistas del Loewe Foundation Craft Prize 2019: una pieza de la serie de esculturas Dichotomy (2019), del artista británico Harry Morgan, que recibió una mención especial, y Collection of Contained Boxes (2018), un composición de tres piezas del artista británico Andrea Walsh. Estas piezas comparten espacio con Bowl (2014), una obra de cerámica del artista japonés Takuro Kawata, y una serie de jarrones de roble tallados por Jim Partridge y Liz Walmsley.